My Picture

Some text here.

More about me»

Contradictoriamente
Vagar... ¿Qué es vagar para tí? Me aseguro de que no es lo mismo que para mí, no, no lo es. Para mí no es vagar, es disfrutar, caminar sin destino alguno en busca de la felicidad fuera de lo material, vivir en una corta pero constante depresión alegre (¿es eso posible?), llenarme de vida para avanzar y esperanzar mi camino, y buscar en lo más profundo de mi alma el interés por el sentido de vivir que me encuentro hasta en la más pequeña partícula de tierra, sentir la vibración de los sentidos prendidos en mis venas, ese placer inmenso que su espera lo hace intenso, apreciar la naturaleza en toda su belleza, buscar un modo de inspiración hermoso cuando estoy posada en un verde pasto rodeado de árboles contaminados por el smog. Smog. Contaminación asquerosa de la que todos participamos, en especial, tú. Tú que ves el caminar como un simple modo de transportarse, de no hacer nada, de aburrirse; tú que no entiendes mi vida y mis deseos, mis anhelos y mi carácter; tú que ves tus sentimientos pero no lo que dice la profundidad de mis ojos, que te gritan lo más importante; tú que no compartes mis gustos, tú que no comprendes mi arte, tú que desprecias lo avanzado, tú que me impides el mirarte, tú que cuestionas todo, que entiendes nada, que borras lo importante, tal vez solo sirves para amarme...


                                       Dicen que dicen
Los opuestos se atraen
                                  Pero
                                                  ¿Hasta cuando?
Salvaje
 Porfavor, comenzar a leer con la reproducción de la pista :)


Un hombre despierta en un sombrío sendero, con la cara de tortura que lo conlleva a un camino sin fin, invadido por el miedo de sus acciones pasadas, corre a través de un bosque lleno de árboles de deseos incumplidos, huyendo de sus miedos, sus sombras, sus fantasmas que lo persiguen para llevarselo para siempre a un lugar de odio y agonía; cae, tropieza, se levanta y es más rápido. Sigue corriendo, sigue huyendo de eso que sabe que le hace mal, o el mal se lo esta haciendo el, pero no lo sabe. Da vuelta la cabeza mientras sus pies siguen en movimiento y ve a sus sombras que no dejan de perseguirle. El camino parece tener un fin y asimismo parece ser infinito, ve a las víctimas de su pasado que lo condenan tras los árboles y enfrente tiene mas de eso más de ese odio que se apoderó de él algún día, ahora en su contra. Siempre logró sus egoístas objetivos, pero ahora parece no poder hacerlo, no cree poder hacerlo, no sabe como hacerlo. Llora, pide perdón, pero es inútil, es demasiado tarde, es inevitable tener que huir de su peor pesadilla. Se siente cansado, su pecho no da más, pero sin embargo sigue corriendo, se empeña en correr; corre segundos, minutos, horas, días, años. Luego de haber corrido un siglo se da cuenta de su error, de que su infierno es el eterno correr de sus miedos, de su pasado oscuro, su ambición, su egoismo. Jamás dejará de correr. Jamás dejará de sufrir. Eterna agonía que por siempre ha de perseguirle...
A ras del suelo
Solía caminar por calles desiertas en la soledad de mi recuerdo sólo para reflejar mi deseo de vivir; respiraba un aire sucio que en sí me daba paz y me susurraba que los fantasmas estaban por desaparecer. Y ese aire que sacudía mi pelo al son de la melodía interna en mi cabeza... Mis pies descalzos gozaban el sentir de ese suelo agridulce, y lentos al hilo del tiempo, tiempo, tiempo, que parecía odiar el que no me importase. Jamás me induje a ese pensamiento, no tiene sentido, solo me perseguía y yo, yo le seguía el juego, sanamente, felizmente, y mi mente dejó de controlarme. Ahora vivo mi sueño. Soy del futuro.


Soy la esperanza que vive dentro de tí
Me
.

Buscar

Translate

Se ha producido un error en este gadget.

Visitas