My Picture

Some text here.

More about me»

La tentación jamás te derrota
Al caer el crepúsculo dejó caer una mano sobre mi hombro y la otra sobre mi cadera. Traté de fingir desconcentración y miré a mi alrededor; la gente se iba, todos al mismo tiempo, parecían escapar y yo me sentía parte de un momento planeado; aún así, me dejé estar.

Volví mi cara e identifiqué la suya, la examiné y consideré que todo en ella era perfecto. Lentamente rozó su nariz con la mía acariciandola tiernamente. Sentí su tibia respiración en mis labios, los abrí como concediendole un derecho y comenzamos a besarnos. Todo cambió; el mundo cambió de color y de sitio. No me sentía ahí. Mi lengua se acalambró y me precipité a morder mi labio. Él se detuvo. Me observó con una suave sonrisa, de esas que me contaban de su amor.

Intentó decirme algo en algún momento, pero lo impedí poniendo mi dedo sobre sus labios, lo bajé suavemente y lo besé otra vez; no había espacio para las palabras. Nos abrazamos; no hubieron lágrimas. Puso su mano sobre mi pómulo e inmediatamente sentí como si algo diera vueltas dentro de mí, o como fingir el no saber de que en realidad sí había algo.

"No tienes que huir" me susurró al oído. Negué con la cabeza y bajé la mirada hacia mis pies. Lo besé con tristeza y brío por última vez al mismo tiempo en que entrelazaba mis dedos con los suyos y apretaba su mano fuertemente. 

¿Sería el adiós? Dí media vuelta, despacio solté su mano, me acaricié a mi misma desde mi abdomen hasta mi vientre con angustia unos cuantos segundos y, con la cabeza en alto, seguí mi camino sin mirar atrás. Me observó en su traje de terno mientras yo me alejaba para no volver. Sé que él tampoco lo haría, simplemente no estaría ahí. Se alzó y desapareció.  
Luz
Recuerdo tan claramente esa fría tarde de aquel día en que el mundo se desmoronó por primera vez. Una llamada fué suficiente. Mi alma dió un grito de espanto. Corrí hacia mi jardín, el viento helaba hasta llegar a mis huesos y lentamente fuí sintiendo, fuí observando como mi piel se desvanecía en él. Mi cuello se ondeaba de lado a lado diciendo "no". Claramente, no fué mi mejor momento.


Entonces me pregunté qué haría yo ahí viendo la oscuridad entre tantos rayos incandecentes, cerré mis ojos en busca de culminar aquel pensamiento y luego me dediqué solo a respirar. Lentamente una melodía comenzó a resonar en mi cabeza; era bella y melancólica, tenía en mí la intensidad del momento. 

Consulté por ese sonido pero nadie más podía escucharlo. Corrí en busca de una hoja y un pequeño lápiz. Respiré profundamente y la melodía del momento comenzó a intensificar su sonido, y en aquel instante empezé a escribir sin abrir mis ojos, sin pensar en lo que plasmaba, solo lo dejé fluir.


Había cantado una canción, había creado la canción más bella, pero sólo yo podía sentirla, y escucharla, y amarla. Cada día del resto de mi vida canté esa canción; al dormir, al despertar, al caminar, siempre la cantaba y siempre resonaba. Fué mi mejor amiga. Nunca más sentí la soledad, y las cosas al desvanecerse sabían como levantarse junto a esa armonía de mi creación.


Entonces me pregunté qué habría hecho yo ahí viendo la oscuridad entre tanta luz. ¿Existía esa luz? Asentí.






            "Y es cuando todo ilumina tu camino"
Libro abierto
Mi lápiz ha torcido mi mano, se ha negado a dejarme escribir privandome de mi pasión y bloqueando así toda idea interesante para otra vez ahogarme en mis palabras, miles de palabras al aire que no han podido buscar su correcto orden. 

Mi lápiz mental se ha quebrado para decirme que en ocasiones es mejor callar lo que no todos deben saber, me ha mostrado otros caminos para poder gritar todo lo que ha querido cegarme. 

¿Mi lápiz puede hacer todo eso?


Mi lápiz ha estado en huelga por mucho tiempo. Que risa decir eso. ¿Qué es el tiempo? No creo en el tiempo, ni creo tampoco en los recesos. Puedo creer en lo que el tiempo me dicta si me alejo de mis palabras, o puedo cojer mis letras, embellecerlas y creer que ellas envejecen junto a mí en un tiempo ficticio creado para controlar mi cabeza. Puedo creer que hablo para ser escuchada, o simplemente puedo amar el saber que solo yo he sabido escucharme correctamente. Puedo pensar que lo entienden, o que solo lo leen y lo dejan ir sin cuestionarse un segundo, ¿o acaso lo hacen?
FríoDobleSentimiento
A veces es cálido, a veces es frío, a veces se siente y a veces no. El camino siempre a pies firmes sobre el suelo, pues el firmamento te bota de una nube en cualquier momento. 

No tenemos un lugar fijo, no sabemos si nos corresponde, y tampoco lo hemos buscado. La atracción era única, y ahora, un nulo interés que agobia. En
un cálido abrazo, un frío sentimiento, el cristal que no podemos atravesar, lo efímero y no disfrutado. Hay errores imposibles de enmendar. No tengo más palabras para tan vana situación.

Tan cerca, tan lejos, un abrazo, una palabra falsa y repetida, sin sentido ni sentimiento.
Enemiga
De nuevo era hora de despertar y levantarse, dejar el bello sueño por aquella cruel pesadilla. Las voces y los espejos me rodeaban, esas simples cosas que podían hacerme sentir en la caída más alta y tenebrosa, esas ingratas caras de rencor que me rodeaban día a día a las cuales trataba de evitar o asumir.

Tan solo llegó un momento en el que había que buscar una salida o una solución para apaciguar ese negro estado que consumía lo que se topase; era necesario un alivio, o en su defecto, encontrar mi panacea. Llegó la solución más común, aún así, no solucionó nada.

En mi desesperación asumí mi encierro en mi misma, mas una parte mi, no estoy segura de cual, tomó mi desición. Si la maldad era cruel, el horror me aliviaría, y lo hizo. Nunca se fué, se apoderó de mi, de mi cuerpo, de mi alma y de mi mente. Mi solución se convirtió en mi desgracia; no me suelta, no me deja en paz. En cierta parte la necesito. Somos uña y mugre, yo y la enemiga.

TyY
Te encontré en la vía más pura de mi ser, en aquella apariencia que jamás quise tener, que hace un par de meses decidí adoptar. Nuestro pasado fué tan enredado como lo es nuestro presente; ni más ni menos. 

Todo lo que ví con mis ojos profundamente cerrados estaba rodeado de noches con luces que guiaban, a veces erroneamente, el camino por el que me manejabas, todo al son de aquella canción que va lentamente. Recordé nuestros profundos silencios, tu silenciosa y honda agonía por no poder disculparte, y mi triste pensamiento de que en realidad, a corto plazo yo ya lo sabía todo. ¿Qué tan inocente se puede ser?

Tu y yo y nuestro eterno lazo, tu y yo en un abrazo eterno, tu y yo camino a ningún lado, tu y yo en silencio, tu y yo con tantas cosas que decir, tu y yo hasta que no puedas más, tu y yo hasta saber la verdad, tu y yo tratando de escapar, tu y yo hasta que la culpa te corroa, tu y yo hasta que la pena me derrote, tu y yo hasta que la muerte te consuma, tu y yo simplemente, tu y yo nada más...
Enloquece
¿Es posible escribir con los ojos cerrados, o es acaso posible sentir con los ojos abiertos? Lo esencial está muy lejos de la vista, lo descubrí, aquel vegetal o estado inesperado me lo reveló, y decía "esto realmente está ocurriendo".

Vuela al mundo que más desees viajar, piensa que más vivo no se puede estar, canta como si el mundo entero te quisiera escuchar, baila como si nadie y todos te observaran, rie como si en aquello no hubiera mañana, besa para nunca olvidar lo mejor de la vida, corre como si huyeras de tu peor pesadilla, salta como si puedieras tocar las nubes, rueda como si aplastaras mil campos de flores, escucha todo a tu alrededor como si tu vida dependiera de aquello, si duermes cumple tus más grandes sueños, mira las cosas más bellas de la vida para darle a tus ojos una chispa de alegría.

Elévate, toca una estrella, estrellate, camina, disfruta, sal de este mundo un momento, ese sentir de que eres lo más poderoso, de que puedes hacerlo todo. Inhala. Exala. Enloquece. 
Lo recuerdo tan claramente, casi siento que puedo vivir el momento. Aún puedo escuchar esa música que nos hacía bailar en cualquier sitio, esas melodías eternas que nos unían y nos hacían querernos aún más. Casi puedo estar sintiendo su fría mano con sus dedos entrelazandose junto con los míos; puedo sentir su abrazo en mi cuerpo, un vals, un piano...
Fife :)
¿Cuántos árboles has contado esta semana? ¿Cuántas luces has visto brillar? El brillo de tus ojos siempre me regala sinceridad, esa honestidad codiciada y triste que se esconde, que escapa, que llora cuando explota.

Quisiera, no sabes cuanto quisiera, poder refugiarte en mis brazos cuando piensas que no hay un cómo, poder acompañarte cuando la soledad es suficiente y hasta demasiada; quisiera recoger tus lastimadas lágrimas de silencio en esos momentos en que todo es inestable.


Amante de los árboles, nos hemos visto en los peores momentos, logramos ser un mutuo apoyo.



Amante de ese bello arte y de tus letras, es tanto lo que amo de tus palabras, te vuelves mi inspiración constante. 


Amante de las ruedas, esas delgadas que felizmente nos han hecho competir y reir, amante de la expresión que nos ha dado en vista la realidad.

¿Amarte? Amarte no puedo más de lo que lo hago, y jamás de otra manera. Lo especial es especial a su modo.


Amante de la bella naturaleza, amante de la planta bella, amante de escrituras apasionadas, tu eres este poema.

La existencia era un otoño, como una bella nostalgia en el alma, y no era mala, mas un tanto silenciosa. Momento de ver como caían hojas, se nublaba el cielo, y el viento hacía volar unas cuantas cosas. Comenzaba ese frío atemorizante y crudo que atraía una sensación de buscar abrigo, ese que en algún momento debía aparecer. Las nubes eran tales remordimientos que amedrentaban a esa oscura perdición y, el cielo, se negaba rotundamente a la idea de despejarse. En ocasiones una que otra lluvia despejaba un poco el firmamento.


Cuando todo se veía triste y nublado, cuando parecía que el cambio era un frío enorme y solitario, cuando los recuerdos remordían hasta la más pequeña de las alegrías, era tiempo de darse cuenta de que trataba ese otoño. Tiempo de transición; al final todo sería renovado.


Luego de pasar por el invierno que más heló, la bella primavera esperaba con flores nuevas ciertas cosas inesperadas. Volvían a nacer hojas de los árboles, volvía a salir con ganas el sol, volvía la sonrisa ahora mas linda, más potente y más sincera. El otoño decía "aguarda, pues adelante te espera algo mejor". 


Ahora siempre escucho a mis otoños, los abrazo y los amo, porque al llegar la primavera...









Busca la estación que esconde tu pasión...
Finalmente sabemos
Me amarré a ese amanecer sin darle lugar al silencio, quise hacer notoria mi presencia y llamar la atención de aquellos, de ellos. Mis ojos estaban cansados de tanta oscuridad, pues entonces los abrí. Cuando la horrible sensación de amargura se fue, capté otra que no me esperaba.


Los muros del pasillo eran grises y el suelo estaba grietado. Que vil sorpresa. No siempre se ve lo que se espera. Disfruto de la decepción, pues todo es siempre con razón en mano. El tiempo estaba hecho para desalientar.


Aún así me acogía esa mañana, me esperaba esa vida al verla despertar.
Es mi hora de correr. Escribiré una carta, la enviaré y no te veré jamás. Solo te pido que lo olvides, solo te pido que no me preguntes, pues no puedo negarlo y no quiero mentir. Pero ¿qué puedo hacer? Esto nunca te dolió, nunca te tocó ni te movió. Es simple, no te importa, pero no entiendo por qué. No entiendo por qué he caído en tí o en aquellos quienes no debía, dicen que siempre pasa. Bueno, hace poco descubrí lo que no era para mí, asi que escaparé. Mi destino es arruinar lo que siempre me complica. Me rindo, era algo ya imposible.
Camino hacia la vida
Por fin hemos dejado el constante camino de la rutina, vamos por un rumbo desconocido a ser solo nosotros, a contactarnos con nuestro profundo ser. Yo, he podido atravesar las vallas que me impedían seguir; y tú, me has acompañado en cada paso y cada obstáculo, pero aún me aterra lo desconocido, el perderme en el camino y errar en mi desición.

La paz es mi mayor anhelo, el viaje mi inspiración, tú mi dirección.


Me rio de la vida típica de aquellos a quienes dejamos atrás, me rio de su vida aburrida y monótona, me rio de su amargura, me rio de sus mentes controladas. Me rio de haber salido del sistema, ese maldito sistema, pues nadie ni nada me rige ahora, sólo yo.

Siento como si nos hubiesemos escapado alguna cárcel, de un castigo, de una condena, pues ahora soy libre... ¡Libre! pero... lamentablemente te abandono, te dejo y te doy tu propia libertad. No podemos vivir atados recíprocamente, jamás seremos libres si nos tenemos el uno al otro, huye por tu propio camino. Sonríe siempre. Sé feliz.

        

      Almas libres, vidas separadas, seres felices :)
Dulce tiniebla
No hay nada más bello que la oscuridad de la noche, total envolvimiento de una lúgubre paz. Hemos vuelto a ser humanos, todos y cada uno de nosotros.

Sal a tu patio y observa las estrellas, y en su defecto, contempla las nubes de ese negro fimamento. Enciende una vela o un incienso; medita, respira y siente. Mira a tu alrededor, sal de lo común. Prende un cigarro, tirate en el pasto, grita mil veces al cielo.

Preciosa tranquilidad, necesitabamos de esto, salir de la rutina, desconectarnos del mundo y la sociedad. Somos uno, sólo quienes estamos aquí, en concreto. Olvida la tecnología, sal a caminar, vive.

       Prende tu mente, pues el sol se ha apagado.
Mode Off
Este es el sueño-pesadilla, donde la desesperación es tan fuerte como la felicidad. No hay tiempo ni espacio. ¿Es peligroso no saber donde estoy o debería gozarlo? Desconexión. Me he quedado dormida, todo es un sueño, sueño con ellos tres. ¿No? ¿No lo es? Olvido todo tan rápido y todos son tan malos. Por fin he podido descubrir mis miedos más ocultos; le temo a la gente y al daño que pueden hacerme, más aún ahora. Vulnerable y débil, pero mejor que todos los demás por que sólo un dios podría sentir esto. No sé cuando las ruedas de las bicicletas sonaron tan fuerte, ni cuando mis pulmones comenzaron a inflarse tanto. El miedo me persigue al igual que la culpa y es lo peor. 

Sácame de aquí. Quiero escapar y volver a mi realidad. Estoy en otro lugar, al igual que estoy aquí, pero no me siento aquí. Despiértame. Me facina el controlar mis sueños, pero de aquí no se puede despertar. Nena, don't worry, disfruta. ¿Un beso? Un beso sería un sueño, imaginármelo lo es, en mi estado maravilloso. Todo se hunde y se desploma, se alza en el cielo y respira, pero nadie habla; no me arruinen el momento, que ya es suficiente. Bueno o malo. ¿En qué momento perdí el horizonte? 

El tiempo se detiene, es rápido y luego... lento, y después se ríe y me apura. Años de años de estar hablando con ellos, aún no se van, aún no me voy, ¿o ya me fuí? Creo que la menta es lo mejor. Se rien de todo lo que hablo, me siento un chiste. Me río al verme desde el exterior y de lo ridícula que luzco. Me río de reirme de mi misma. Me río del limón en el ojo. Me río de todo.

Hablé muy fuerte, ¿cómo es que nadie me escuchó? Jajaja. Llevaba horas que eran como un par de minutos, pero mi casi muerta consciencia me decía que yo era la que estaba mal. Pensé en sinápsis, ¿quién piensa en eso en momentos como este? Já, solo yo. Después de tanta agonía, en mi casi tranquilidad, debía disfrutar de mi pesadilla. Macabro y masoquista. Me asustan, no lo hagan por favor. Jazz. Siento hasta la saliva en los saxos. Que risa. ¿Rap? Era de lo mejor, pero nadie era como Thom. Y mis ojos, los recordaba celestes, no negros. Algo de luz. No pasa nada, porque nada me importa. Es como si aún no sintiera, pero sé que estoy en mí. Cuatro horas, suficiente. El dolor es tan intenso que no se siente.

No asumo esto. Solo un efecto para inhibir lo malo, ¿más de eso? Tal vez esto era verdad y yo jamás estuve consciente. 
Lo increíble no es más que flotar en el aire como una pluma, así, solo ligeramente sin sentir ni los pies, pero sentirlos moverse. ¿Despertar? Lo dudé, y luego lo pienso (si acaso pienso) que sé que la realidad es esta pero no la vivo, no la siento porque no es real, no es real. Llegué muy tarde pues me demoré, fué un rápido viaje. Tembló, lo acabo de senitr, lo sé porque jamás siento temblar y aún permanece el cosquilleo en el pie. Nada más relajante, ya no me siento tan falsa, es que ¿acaso los demás son reales?. Hace frío. Todo esto es genial, controlarlo todo y al mismo tiempo no saber controlar las cosas y caer en pesadilla. De utopía a distopía. De mi calor que me incinera la espalda. 

La música vibra, vibra como nunca. Se supone que ahh... tinta café. Damian Marley. Jaja, mi letra es rara. Esto es muy genial. Quiero despertar, el limón no me ha servido, es ácido como el vómito. ¿Para qué dormir? Disfrutaré. No me convence, pensé que podría escribir algo mejor y no es nada. Yemas heladas y frío al hueso como una espada. Mis pulmones son un par de globos, se inflan y desinflan muy rápido. Mi boca está muy seca, no comprendo. Mi pelo nunca ha sido tan rubio. Me siento culpable pero no lo siento en realidad, es solo un sueño. Mi mano está congelada, siento que se quebrará. 


He muerto... ¿he muerto? No sentí mi corazón un momento. Hundirse en el piso es lo máximo. Todo gira. La música siempre acompañandome en todo. Quiero dormir pero no, no puedo. Perdí la página. Lápiz morado, de tinta. Culpa, gran culpa. Veo el viento, es como la nieve, digo, el aire. Mi corazón es genial, es como una bomba; es tan mecánico y fantástico. La saliva es cascada. Me cuesta escribir, la frazada me absorve. Jajaja ¿por qué me absorve? Jazz a lo Winehouse, ¿por qué murió ella? Creo que no tengo nociones. Lilili, lalala. Pienso mucho pero no quiero escribir nada, olvido todo demasiado rápido, como cuando sueño. Hojas suavecitas que pesan toneladas. Me divierto. ¿Cómo me divierto no haciendo nada?


Cada vez estoy más abajo. ¿Música es alarma? Cosquilleo de realidad. Aún veo el aire. Creo que volví, pero aún me siento en nada. Fake plastic, platillos. A punchup at a wedding, un piano más que increíble. Soy tan feliz. Un lobo en la puerta. Jaja no, no alucino, quimicamente imposible. Baila tu mierda. Soy feliz, lalala. Nada me importa, ni recuerdo siquiera que escribo. Oh si :) . Esto es lo mejor. Nude. Necesito ver algo muy psicodélico ahora. Estoy durmiendo. Me duele mucho la garganta, ¿morí?.


Carpintero en casa de cartas. No quería que esto pasara. Olvida tu casa de cartas, yo haré la mía. Necesito escuchar más música, todo vibra en mis oídos. Mk1 y Mk2. Pequeña y alta. Lo puedo todo, atravieso paredes, soy invencible. La música es perfecta pero falta jazz-soul. El pop es basura. Me enamoré de este día... mentira, lo odio. ¿Cuándo el tiempo pasó tan rápido? Quiero comer algo y sentir un sabor distinto; sí, por favor. Lo de la hora por el reloj. Aliens jajaja. Iré a comer. Las cosas se ven muy lejanas... un café, oh, nada mejor que la pasión y el café unidos, un buen café. No me importa que mi mamá no lo note, en todo caso me asustó. Normal y anormal. Traga, es lo mejor. 


Como que me estoy aburriendo. Tengo frío. Todo es tan claro. Como que tuviera sueño. Tal vez ya no lo reconozco. Me encanta el pan con queso. Ah, quiero un donut. Viisi es raro y genial. For a minute there I lost myself. Todo se mueve en paz. Soy pequeña. Jaja, el lápiz se me pierde seguido. Jaja tengo miedo. Uh. Eso. Es rápido. Júpiter. Ya no tengo hambre. Trato de recordar. Sólo siento un sueño que en realidad es tiempo porque es mal, me relaja ahora en mi lugar, afuera es peligroso, obvio preocupante. Nunca más como limón, sabe a vómito. No siento dolor físico, ya no existe. Creo que poco a poco despierto. Tengo sueño.
Me escapé, caminé de noche por la oscuridad de la calle, rodeada de cosas a las que temo. Necesitaba sertirme viva, sentirme parte de un algo en el que no hay nada, donde no hay nadie, sólo yo y mi soledad. Mi soledad es linda, me habla en ocasiones donde crea mi esquizofrenia... pero es linda. Vagué friamente por ahí con música en mis oídos, con lágrimas en los ojos, con barro en los zapatos y con aire despiadado, queriendo herir a alguien quien terminó siendo quien escribe, como siempre ocurre. Fuí en busca de un pedazo de felicidad, con la esperanza de algo nuevo en las manos, la necesidad de solo alejar eso que hería y conseguí de forma testaruda darme cuenta de lo repetido de los actos que suelen ser erroneos.

Estaba viva, lo descubrí de una manera inesperada, pero era mejor que el no ser nada. Era la mar de sentimientos y emociones, era la empatía que absorve la tristeza, era la amiga que comparte su alegría, era la ilusa que hieren y pisan, era una persona más. Era algo que podía sentir, respirar, llorar, reir, sufrir, abrazar, besar, cantar, bailar, amar, odiar, gritar... Era alguien que podía gritar




   Alguien debe escuchar lo que a oídos no corresponde
Compra un par de ojos del alma
Lluevo, un par de palabras no me faltan para un día tan gris, de azul eterno, que me ha dado inspiración y
me conviene, pues solo para gritarte mi odio he servido, jamás me has escuchado aunque he pensado en herirte
sin compasión. 

Déjame hablar, dejame pensar en los errores, ya has cometido los peores, ya te escuche pero no
tienes el mismo valor que poseo. Tantos años me has herido y sin notarlo, dices que me amas tanto pero no importa si no soy lo fundamental. Y si vuelo sobre tu mar de desordenes mentales quien sabe que pueda pasar
conmigo. Y si mi culpa fuera, y mi conciencia me diera amargura, puede ser que lo haga de todos modos, lentamente me dispara, me amarga y me hace dormir dentro de sueños interminables. ¿Sueños? Pesadillas quiero decir. 

Ilusos de la vida, pues la de todos es difícil, ¿hasta qué punto? Unos creen serlo más que otros, pues ellos son los que
menos lo son. Yo misma me he hecho así, y te culpo y siempre lo haré, porque en cada problema estas eternamente,
en cada tema te intrometo, en cada día te imagino asi, aquí. Bueno...

Dicen que podría ser peor, dicen externos, dicen anexos, dicen quienes no saben lo mucho que me gustaría tenerte siempre.

Te diré, hoy fué el mejor día y el peor así también. No pues hoy no soy bipolar. ¿Sabes? La antirutina me hace feliz pero para tapar agujeros se necesita más que eso. Me saldré del tema. ¿Cuál tema? Pienso que te he revuelto
y me da risa, me das risa, nos doy risa. En años, en años, en años... ¿Qué son los años? No son más que tiempo ¿Y que es el tiempo? Una medida inventada, estresante e innecesaria. Lo siento... de todas maneras los años siempre dicen todo, tantos de estos y tu igual, sin notar nada. Olvídalo, enloquecí. Gracias por todo, todo lo que no has hecho....
Dyaldeenlools
¿In limbo? Sí. Y sentí que caía profundamente por un acantilado oscuro y frío, lloraba desconsoladamente, ¿cuál era la mejor salida para dejar de hablarle a las paredes? Pensé en todos quienes alguna vez al saludarme me dieron la mano, sus rostros se desvanecían entre malévolas risas, pero aún en lo más profundo jamás encontré la aguja del pajar. Mi miedo más grande de la vida se había hecho realidad. El desesperante camino sin fin conocido me acometía, no había nada que hacer si ni en lo más mínimo habría un escondite. Momentos y momentos que me mostraban la realidad. 

Nadie a tu lado, dijo el rojo caballero. Jamás serás tú, le afirmé.

Ese agujero donde los gritos no son escuchados y las lágrimas no son saladas; volví a caer, volví a caer, volví a caer, volví a caer, volví a caer, volví a caer...
Simple
Hoja de papel, desprendete de este lugar y huye lejos. Vuela por el mundo a través del aire y deja legado en cada lugar. Dile a las flores que el poder de tus letras el polvo les quitará, arranca un pétalo y llévalo contigo de travesía. Con valentía atraviesa ese mar que promete deshacerte y desafía al fuego que te quiere destruir; pinta con tu pétalo las más bellas ciudades en las que hayas dado a conocer tu vida. No descanses, no te detengas, y cuando tu fiel amigo se marchite espera la primavera y conmemora un funeral.

No temas de dejarme aquí que yo estaré bien y extrañandote te imaginaré creciendo, pues sé que algún día regresarás a mis manos, con el mundo en un recuerdo, un legado en tu pasado. Y con arrugas agonizantes te daré fin, luego de haber sido una simple hoja de papel, la más grande y poderosa que el mundo podrá ver.
Ayer soñé con Damián, fue extraño pero real. Era algo así:

Iba yo caminando por un parque lleno de pasto, flores, y árboles, perfecto, pero aún así con ambiente de angustia, sola, hacia ningún lado y también, enormemente feliz. El día radiante que me había tocado de repente se tornó gris y triste, y las gotas comenzaron a caer con una fuerza y abundancia inesperada. 


Saltaba entre charcos deslumbrando mi alegría y cerraba mis ojos al levantar mi cabeza disfrutando la lluvia, mientras otra gente a lo lejos corría en busca de abrigo y refugio. Curiosa los observé por un buen rato. Cerré los ojos contenta otra vez, pero al abrirlos noté un árbol grande y frondoso que no mecía ni una sola hoja con la brisa y el viento, así que corrí hacia este, pero se alejaba de mí. Mientras más yo corría, más lejos éste se hacía, y entonces sin razón alguna me inqué en el suelo, me tape la cara y rompí a llorar. 

Dejé de sentir la lluvia en mi cabeza, y al levantarme ví al frondoso árbol cubriendome de la lluvia, ahora ambos ubicados a la orilla de un acantilado. El viento era fuerte y helado, aún recuerdo que pude sentirlo. Oí en lo alto cortarse una rama, y fué cuando ví a Damián; estaba por tirarse de ese acantilado. Lo llamé tres veces, y al verme se humedecieron sus ojos al ritmo de los míos, le pregunté que ocurría, por qué haría tal estupidez y me dijo que su vida ya no tenía sentido, que prefería las tinieblas antes de optar por lo que le estaba tocando, le grité que bajara e hizo caso omiso, entonces intenté subir pero resbalé y caí con normal torpeza. Se asustó con esto y bajó inmediatamente a socorrerme; le dije que no había sido nada, que me encontraba bien. Le rogué que no volviera a subir. 

Miré a mi alrededor y nuevamente estaba en el parque asoleado y sin precipicios, sentada bajo un árbol, rodeada de flores, pero con él, con Damián. Nos miramos fijamente por al menos una hora, y derepente solo me abrazó. Le dije que mi vida estaba siendo difícil y que ambos lo superaríamos, pero debíamos seguir nuestros caminos por separado.

Me preguntó: ¿Un último beso?. Sonreí. Lentamente acerqué mis labios con los suyos y nos besamos como nunca; lenta, fugaz y poderosamente. Fué largo, pero aún así el más corto. Más que eso no habría sido necesario. Se levantó de mirada fría y caminó sin rumbo. Lo observé hasta que desapareció en el horizonte. Suspiré y me acosté en unas flores, y en ese momento desperté. Una lágrima recorrió mi cara.


Estaba sola en casa y oí a alguien tocar la puerta, pero al acudir al lugar ya no había nadie, solo una carta en el suelo con un pequeño corazón rojo. La abrí y solo decía: "Gracias por salvarme la vida, hasta siempre".



Dedicado al futuro :)
Contradictoriamente
Vagar... ¿Qué es vagar para tí? Me aseguro de que no es lo mismo que para mí, no, no lo es. Para mí no es vagar, es disfrutar, caminar sin destino alguno en busca de la felicidad fuera de lo material, vivir en una corta pero constante depresión alegre (¿es eso posible?), llenarme de vida para avanzar y esperanzar mi camino, y buscar en lo más profundo de mi alma el interés por el sentido de vivir que me encuentro hasta en la más pequeña partícula de tierra, sentir la vibración de los sentidos prendidos en mis venas, ese placer inmenso que su espera lo hace intenso, apreciar la naturaleza en toda su belleza, buscar un modo de inspiración hermoso cuando estoy posada en un verde pasto rodeado de árboles contaminados por el smog. Smog. Contaminación asquerosa de la que todos participamos, en especial, tú. Tú que ves el caminar como un simple modo de transportarse, de no hacer nada, de aburrirse; tú que no entiendes mi vida y mis deseos, mis anhelos y mi carácter; tú que ves tus sentimientos pero no lo que dice la profundidad de mis ojos, que te gritan lo más importante; tú que no compartes mis gustos, tú que no comprendes mi arte, tú que desprecias lo avanzado, tú que me impides el mirarte, tú que cuestionas todo, que entiendes nada, que borras lo importante, tal vez solo sirves para amarme...


                                       Dicen que dicen
Los opuestos se atraen
                                  Pero
                                                  ¿Hasta cuando?
Salvaje
 Porfavor, comenzar a leer con la reproducción de la pista :)


video
Un hombre despierta en un sombrío sendero, con la cara de tortura que lo conlleva a un camino sin fin, invadido por el miedo de sus acciones pasadas, corre a través de un bosque lleno de árboles de deseos incumplidos, huyendo de sus miedos, sus sombras, sus fantasmas que lo persiguen para llevarselo para siempre a un lugar de odio y agonía; cae, tropieza, se levanta y es más rápido. Sigue corriendo, sigue huyendo de eso que sabe que le hace mal, o el mal se lo esta haciendo el, pero no lo sabe. Da vuelta la cabeza mientras sus pies siguen en movimiento y ve a sus sombras que no dejan de perseguirle. El camino parece tener un fin y asimismo parece ser infinito, ve a las víctimas de su pasado que lo condenan tras los árboles y enfrente tiene mas de eso más de ese odio que se apoderó de él algún día, ahora en su contra. Siempre logró sus egoístas objetivos, pero ahora parece no poder hacerlo, no cree poder hacerlo, no sabe como hacerlo. Llora, pide perdón, pero es inútil, es demasiado tarde, es inevitable tener que huir de su peor pesadilla. Se siente cansado, su pecho no da más, pero sin embargo sigue corriendo, se empeña en correr; corre segundos, minutos, horas, días, años. Luego de haber corrido un siglo se da cuenta de su error, de que su infierno es el eterno correr de sus miedos, de su pasado oscuro, su ambición, su egoismo. Jamás dejará de correr. Jamás dejará de sufrir. Eterna agonía que por siempre ha de perseguirle...
A ras del suelo
Solía caminar por calles desiertas en la soledad de mi recuerdo sólo para reflejar mi deseo de vivir; respiraba un aire sucio que en sí me daba paz y me susurraba que los fantasmas estaban por desaparecer. Y ese aire que sacudía mi pelo al son de la melodía interna en mi cabeza... Mis pies descalzos gozaban el sentir de ese suelo agridulce, y lentos al hilo del tiempo, tiempo, tiempo, que parecía odiar el que no me importase. Jamás me induje a ese pensamiento, no tiene sentido, solo me perseguía y yo, yo le seguía el juego, sanamente, felizmente, y mi mente dejó de controlarme. Ahora vivo mi sueño. Soy del futuro.


Soy la esperanza que vive dentro de tí
Aroma
Dulce olor que inunda mis sentidos, entra tierna pero arrebatadamente por mi nariz hasta llegar a mi cerebro, percibo, y luego penetra en mi alma. Pestañeo suavemente. Abro los ojos. Increíble paraíso. Un sendero lleno de verde pasto, frondosos árboles, rosadas nubes y un bello lago que a lo lejos suelta un brillo que mis ojos felices divisan. Mi mente aturdida camina por ese maravilloso lugar como si fuera una marioneta tendida de hilos, sin fuerza propia, ni voluntad, pero mi voluntad se deja y continúa, aún así, inconsciente de mis propios movimientos. Espirales y notas musicales viajan con el viento sobre mi cabeza; los veo, sonrío, mientras mi parte consciente percibe un tenso pero dulce movimiento en mis piernas.

El cielo (mi cielo) es celeste, el celeste más fuerte y hermoso que un par de ojos haya podido ver. Y las aves, las aves y su dulce canto revolotean en ese bello firmamento azul claro de nubes rosa y adornan mi paraíso con su alegre movimiento.

De pronto, veo como un fruto cae de uno de mis árboles majestuosos, y alcanzo a tomarlo con mi mano, lo observo con atención, es perfecto, siento su suavidad con mi piel, y es inevitable probar de él. Lentamente voy sintiendo su sabor en mi boca, y al llegar a mi estómago vuelve mi ser consciente a sentir algo, un leve cosquilleo en mi vientre. Y es cuando parpadeo otra vez. Cierro mis ojos. Ipso facto caigo en la realidad. Al abrirlos te veo frente a mí y te sonrío tiernamente. Es increíble como tu suave aroma agudiza todos mis sentidos y me hace caer en mi mundo perfecto en solo un segundo.
En La Distancia
Ese momento inexplicable que me inunda de recuerdos,
me hace ver que todo tenía una razón.
Esa vela que nadie podía ver,
que a todos hacía dudar,
era lo que sentíamos... sin pensar.
Se gozaba de vasta felicidad,
pero era necesaria, hermosa, inigualable.

Dos.

Sólo dos.

El mundo era perfecto cuando estaba en ese lugar.
No habían guerras, ni hambre, ni pobreza, ni maldad.
No existían los problemas, ni peleas, y no existían los demás.

Dos...

Pero en ese instante donde hemos de errar
se consumío esa bella vela.
Todo era soledad
y desesperación.
Nos perdimos en ese efímero momento.
Vagar en el mundo.
Un mundo en llamas.
No hay sonrisas.
Todo acabó...

Y ahí estaba otra vez;
Miradas indiferentes.
Una misma alma.
¿Por qué fingir?



Nadie nunca nos comprendió...
Ahora no nos comprendemos.
Me
.

Buscar

Translate

Se ha producido un error en este gadget.

Visitas