My Picture

Some text here.

More about me»

Sirena
Caminando alrededor de los peligros, rondando la morbosidad, ahogándose en agua, un vaso de agua, un vaso vacío. No hables, sólo escucha eso que deseas escuchar, el dulce de tus oídos, la cálida respiración sobre tu oreja, aquella que se ahoga también, con susurros imaginarios. ¿Y los pensamientos imaginarios? ¿Qué hay de ellos?

Patinando sobre el agua, volando sobre las rocas, tropezando con las nubes, inundados de para siempres, sumergidos en cuentos de niños, en películas de una hora, en simples pasatiempos, ¿qué es esto?. Escapa, la pecera no es tan grande, hay un delgado cristal entre la sirena y la realidad. Construye tus pies, tus piernas, tus muslos. Las sirenas solo viven en el agua, los humanos también pueden nadar.

Flotamos, no nadamos. Estamos, no vivimos. Somos, no queremos ser. Soñamos, no construimos. Sirena, despierta.
Peligro
Separé mis papeles pero no di vuelta las páginas, y fuí juntando en un frasco pedazos de amargura con una bella apariencia. Apariencia, sociedad, palabras que unidas hacen de los ojos unos falsos jueces, pues, ¿quién era yo entonces? ¿Era acaso el pedazo de dulzura que siempre iba a destacar? Claro, y de eso me llené los oídos, y convertí el mundo en mi reinado, y del reinado comencé con mi pequeña dictadura, hace poco derribada. Y cuando mi mundo, MI mundo se cayó en pedazos, ¿la apariencia acaso reconstruyó algo? Y caí.

Y el dinero fue mi mano derecha, nos hicimos tan amigos, que mis amigos (y los no amigos) quedaron en pobreza de mi. Los abandoné, a ellos, a ellas, a mi felicidad y hasta a mi misma. La avaricia me consumió, y así consumí mi mundo. Y perdí.

Me miré en un espejo y de a poco se fue derritiendo, miré a mi alrededor y vi los escombros que dejé, y me decidí a reparar lo que fuese posible. Los niños lloraban al verme, yo también, la gente se ocultaba de mi, se ocultaba de las peleas, de la destrucción, de la avaricia, de la apariencia, de la maldad, del egoísmo y del peligro. 
Sueño sin fin
Imaginé la vida en un segundo, y como jamás la habría visto. Imagine que caminaba por rosas sin espinas dentro de mi apacigüada aura, y que la felicidad era parte mi otra vez, sea como sea. Imaginé todo lo negro caer y esconderse bajo la tierra, para así no volver nunca más, pero lo cierto es, que los nunca mases no existen, al menos no en este planeta. Imaginé que cumplía mis sueños. Imaginé estar sumergida en el agua, como una sirena en ese mundo paralelo que alguna vez aquella boca inventó, imaginé mi pecera perfecta, y que cada día fuese alimentada y acariciada por mi amo. Imaginé nadar en la compañía más perfecta, imaginé, a pesar de todo, me di el tiempo de imaginar, de volver a creer, de volver a ser yo. Imaginé el viento fresco en mi cara y en la otra. Y es que a veces la imaginación es tan real, que es falsa tan falsa y te atrapa, porque vives de imaginar y olvidas tu vida, tus errores, tus problemas, tu existencia, a veces imaginas hasta dejar de existir. 

Imaginé el pasado y el presente, es todo mi imaginación, pero caí en mi realidad, es todo tan cierto, tan duro, tan cruel. Quise imaginar que nada fué cierto, que todo estaba bien, que nunca pasó nada, quise imaginarme feliz y dichosa, como que todo hubiese sido un sueño, pero no puede crear esa falsa ilusión. Imaginé nuestros vegestorios seres riendo de esto, imagine que volvía mi sonrisa, imaginé que volvía a saltar, imaginé que volvía a vivir, pero no imaginé que todo era mi imaginación.
Me
.

Buscar

Translate

Se ha producido un error en este gadget.

Visitas