My Picture

Some text here.

More about me»

Droga insípida, tacto falso
"Cada vez se me hace más difícil la idea de pensar en que algún día ya no estarás aquí", me dijo con su cortante mirada. Cínicamente le dije que no me iría a ninguna parte si es que así no lo quería. "No", dijo sonriente, "aquí" replicó poniendo su dedo índice en el lado izquierdo de su pecho. Siempre supe a que se refería. Tragué saliva simulando una sonrisa, mientras mi nudo en la garganta se hacía tan grande que casi se podía ver. Traté de imaginarme las razones de su miedo, evitando la culpa de todo acto que me hacía culpable. El orgullo por delante, claro.

El joven de cabello largo era delgado, de aspecto tímido (tan solo aspecto) y un rostro neutro; sus ojos, marrones o amarillos, me ofrecían un interesante recorrido cada vez que les ponía atención, y tal recorrido me supe de memoria que hasta supe como hacerlo temblar, y disfruté hacerlo. Su inocente sonrisa debió ser lo que más le atraía a mi sed de atacar, mas cuando creí que esto me sería imposible, aquel tornado interior me sorprendió otra vez. Claro

El joven era un buen ser humano. Ser humano. Era correcto y leal, un perfecto opuesto. ¿Cuánto se puede contaminar a una persona? Nunca supe si cambió para mal o siempre llevó consigo una máscara, invertimos los papeles, los sentimientos. Sentimientos. Claro

"Lo que se te hace difícil es asumir lo que te está sucediendo". Dí media vuelta, fue duro. Caminé en busca de nada, porque nada necesité. Ya fué suficiente.
¿Muy cursi? Claro. 
Azul marino
Tinta amiga, tantos días sin vernos, sin hablarnos, sin contarnos cosas. En tiempos como estos, cuando más te necesito, suelo dejarte de lado. Extrañaba tus manchas en mis manos, tus manchas en mi piel, tus huellas en mi alma. Tinta compañera, hoy vengo de vuelta a ti, sé que nos hemos esperado mutuamente, la espera es buena, el momento es dichoso. Tú, que plasmas mi alma, mi mente y mi vida en un papel para luego gritarlo al mundo, amiga, siempre me esperas. Tinta querida, deliro. Te dejo tan seguido, me abandono, nos abandono. Oyes la textura de mis letras y las haces eternas con una perfección inigualable.

Tinta, oye, yo no quiero dejarte, no quiero que nos alejemos. Tenemos un hermoso vínculo, nos dependemos mutuamente, nos hacemos falta, nos complementamos. Tu siempre estás ahí, yo siempre te abandono.

Tinta, no hay nada que decir.
Me
.

Buscar

Translate

Se ha producido un error en este gadget.

Visitas