My Picture

Some text here.

More about me»

Fife :)
¿Cuántos árboles has contado esta semana? ¿Cuántas luces has visto brillar? El brillo de tus ojos siempre me regala sinceridad, esa honestidad codiciada y triste que se esconde, que escapa, que llora cuando explota.

Quisiera, no sabes cuanto quisiera, poder refugiarte en mis brazos cuando piensas que no hay un cómo, poder acompañarte cuando la soledad es suficiente y hasta demasiada; quisiera recoger tus lastimadas lágrimas de silencio en esos momentos en que todo es inestable.


Amante de los árboles, nos hemos visto en los peores momentos, logramos ser un mutuo apoyo.



Amante de ese bello arte y de tus letras, es tanto lo que amo de tus palabras, te vuelves mi inspiración constante. 


Amante de las ruedas, esas delgadas que felizmente nos han hecho competir y reir, amante de la expresión que nos ha dado en vista la realidad.

¿Amarte? Amarte no puedo más de lo que lo hago, y jamás de otra manera. Lo especial es especial a su modo.


Amante de la bella naturaleza, amante de la planta bella, amante de escrituras apasionadas, tu eres este poema.

La existencia era un otoño, como una bella nostalgia en el alma, y no era mala, mas un tanto silenciosa. Momento de ver como caían hojas, se nublaba el cielo, y el viento hacía volar unas cuantas cosas. Comenzaba ese frío atemorizante y crudo que atraía una sensación de buscar abrigo, ese que en algún momento debía aparecer. Las nubes eran tales remordimientos que amedrentaban a esa oscura perdición y, el cielo, se negaba rotundamente a la idea de despejarse. En ocasiones una que otra lluvia despejaba un poco el firmamento.


Cuando todo se veía triste y nublado, cuando parecía que el cambio era un frío enorme y solitario, cuando los recuerdos remordían hasta la más pequeña de las alegrías, era tiempo de darse cuenta de que trataba ese otoño. Tiempo de transición; al final todo sería renovado.


Luego de pasar por el invierno que más heló, la bella primavera esperaba con flores nuevas ciertas cosas inesperadas. Volvían a nacer hojas de los árboles, volvía a salir con ganas el sol, volvía la sonrisa ahora mas linda, más potente y más sincera. El otoño decía "aguarda, pues adelante te espera algo mejor". 


Ahora siempre escucho a mis otoños, los abrazo y los amo, porque al llegar la primavera...









Busca la estación que esconde tu pasión...
Finalmente sabemos
Me amarré a ese amanecer sin darle lugar al silencio, quise hacer notoria mi presencia y llamar la atención de aquellos, de ellos. Mis ojos estaban cansados de tanta oscuridad, pues entonces los abrí. Cuando la horrible sensación de amargura se fue, capté otra que no me esperaba.


Los muros del pasillo eran grises y el suelo estaba grietado. Que vil sorpresa. No siempre se ve lo que se espera. Disfruto de la decepción, pues todo es siempre con razón en mano. El tiempo estaba hecho para desalientar.


Aún así me acogía esa mañana, me esperaba esa vida al verla despertar.
Es mi hora de correr. Escribiré una carta, la enviaré y no te veré jamás. Solo te pido que lo olvides, solo te pido que no me preguntes, pues no puedo negarlo y no quiero mentir. Pero ¿qué puedo hacer? Esto nunca te dolió, nunca te tocó ni te movió. Es simple, no te importa, pero no entiendo por qué. No entiendo por qué he caído en tí o en aquellos quienes no debía, dicen que siempre pasa. Bueno, hace poco descubrí lo que no era para mí, asi que escaparé. Mi destino es arruinar lo que siempre me complica. Me rindo, era algo ya imposible.
Me
.

Buscar

Translate

Se ha producido un error en este gadget.

Visitas