My Picture

Some text here.

More about me»

Martes 13
Me sentí sin el derecho de darme el derecho a algo, ya lo había hecho unas cuantas veces y no había resultado del todo bien. La ironía de las cosas realmente no me fortalecía. De pronto todo se hizo un camino constante y circular, aún cuando el término ya había tomado lugar. 

Caminar por las calles sin sentir los pies ni el asfalto al dar un paso, tratar de dejar de respirar inconscientemente pero seguir viviendo, dejarse caer sobre espinas de algodón que te ayudan a ponerte de pie; tal vez no es todo tan malo, tal vez simplemente no era la hora.

Me sentí con tanto poder (cómo amaba esa sensación), que en mi cliché todo se escapó de mis manos, mi reino de egoísmo se hundió junto con mi ambición y bueno, creo que es así como terminé aquí. Determiné el fracaso desde el principio y lo expandí hasta el final. Fines egoístas.

Torpemente volví a sentir el suelo en mis pies y mi peso sobre ellos, entré a mi realidad, la de antes, la antigua soledad que extrañaba, aquella que al fin y al cabo no es tan mala.
Confusión de una noche, lentamente.
Porfavor, comenzar a leer con la reproducción de la pista :)

 

Me sigo preguntando si aquel día fué real, si mis visiones eran ciertas, o no era más que una típica paranoia acomplejandome. Me senté en un sillón cuyas cualidades recuerdo vagamente, más bien simplemente recuerdo como me hundí en él, cerré lentamente mis ojos inspirando una de mis mayores penas en la vida, y cuando las notas comenzaron a sonar pude vernos otra vez. 

Fue un momento tan corto, tan efímero, tan maravilloso, tan distante. Fue todo tan hermoso, fuerte y abstracto como lo es nuestro lazo. Atravesé mis 17 años en 228 segundos, pero todos mis momentos contigo, como la primera vez que me tomaste en tus brazos, me sonreiste y me saludaste, y hasta tus últimas ganas de sentarte a pedirme que me quedara contigo estaban presentes como en su más vivo minuto.

De pronto todo se trasladó a una carretera, en donde viajábamos los 2 solos en tu auto de noche, y yo me divertía viendo las luces nocturnas de los faroles, las estrellas, la luna, las casas y más autos. Pero existía un silencio, nuestro silencio permanente que he temido y temeré de por vida. ¿Sabes acaso que es lo que nos une? Es algo mas fuerte que la sangre; lo siento, lo sientes, lo sabes.

En un momento tomaste mi pequeña y blanca mano, me hiciste una pregunta, muy distinta a las que tus ojos exclamaban. Sí, suelo fijarme en los ojos, la miradas son sinceras, más que las bocas y los abrazos. 'Abrázame, vuelve lentamente, sé que nos queda una salida de esto'. ¿El orgullo era más grande?, ¿o acaso la vergüenza?

La carretera nocturna parecía no tener fin, mi visión parecía tan larga como los años que aún me aguardan, pero fue tan corta como el largo de la melodía, pero tan sinceras como mis palabras en cada letra. Al despertar me sentía tan drogada e ida como en mis sueños, tal vez exageré y todo fue efecto de eso. Tal vez ambos nos vimos en ese momento, o tal vez ya dejaste de existir. ¿Quién sabe?

Sé que estás pero no sé donde, se donde pero no se por qué, y se por qué pero simplemente odio esa razón. ¿Me escuchas cuando te hablo?, ¿o es que acaso solo me miras con tristeza? Se te ha olvidado recordar que me iré aún más lejos, y tu aún más lejos de mí, no nos quedarán segundos para convivir, para conversar, para amarnos y pedirnos perdón, para aprovechar todo ese tiempo que perdimos en vergüenzas y orgullos. 

Comenzé a llorar, pues mi sueño se hacía cada vez mas lívido y te sentía más cercano que nunca, como nunca lo habíamos estado. Me gusta pensar que me acompañaste en ese momento, me gusta mirarte y creer que tu también lo recuerdas, me gusta imaginarme tantas cosas que no son ciertas. 

Sé que aún me esperas, sé que siempre lo haces, sabes que sé todo de ti, aunque conoces la más vaga parte de mí. Volverás, lo sé, algún día. Aquí siempre estaré con mis brazos abiertos.


 
 
Me
.

Buscar

Translate

Se ha producido un error en este gadget.

Visitas