My Picture

Some text here.

More about me»

Compra un par de ojos del alma
Lluevo, un par de palabras no me faltan para un día tan gris, de azul eterno, que me ha dado inspiración y
me conviene, pues solo para gritarte mi odio he servido, jamás me has escuchado aunque he pensado en herirte
sin compasión. 

Déjame hablar, dejame pensar en los errores, ya has cometido los peores, ya te escuche pero no
tienes el mismo valor que poseo. Tantos años me has herido y sin notarlo, dices que me amas tanto pero no importa si no soy lo fundamental. Y si vuelo sobre tu mar de desordenes mentales quien sabe que pueda pasar
conmigo. Y si mi culpa fuera, y mi conciencia me diera amargura, puede ser que lo haga de todos modos, lentamente me dispara, me amarga y me hace dormir dentro de sueños interminables. ¿Sueños? Pesadillas quiero decir. 

Ilusos de la vida, pues la de todos es difícil, ¿hasta qué punto? Unos creen serlo más que otros, pues ellos son los que
menos lo son. Yo misma me he hecho así, y te culpo y siempre lo haré, porque en cada problema estas eternamente,
en cada tema te intrometo, en cada día te imagino asi, aquí. Bueno...

Dicen que podría ser peor, dicen externos, dicen anexos, dicen quienes no saben lo mucho que me gustaría tenerte siempre.

Te diré, hoy fué el mejor día y el peor así también. No pues hoy no soy bipolar. ¿Sabes? La antirutina me hace feliz pero para tapar agujeros se necesita más que eso. Me saldré del tema. ¿Cuál tema? Pienso que te he revuelto
y me da risa, me das risa, nos doy risa. En años, en años, en años... ¿Qué son los años? No son más que tiempo ¿Y que es el tiempo? Una medida inventada, estresante e innecesaria. Lo siento... de todas maneras los años siempre dicen todo, tantos de estos y tu igual, sin notar nada. Olvídalo, enloquecí. Gracias por todo, todo lo que no has hecho....
Dyaldeenlools
¿In limbo? Sí. Y sentí que caía profundamente por un acantilado oscuro y frío, lloraba desconsoladamente, ¿cuál era la mejor salida para dejar de hablarle a las paredes? Pensé en todos quienes alguna vez al saludarme me dieron la mano, sus rostros se desvanecían entre malévolas risas, pero aún en lo más profundo jamás encontré la aguja del pajar. Mi miedo más grande de la vida se había hecho realidad. El desesperante camino sin fin conocido me acometía, no había nada que hacer si ni en lo más mínimo habría un escondite. Momentos y momentos que me mostraban la realidad. 

Nadie a tu lado, dijo el rojo caballero. Jamás serás tú, le afirmé.

Ese agujero donde los gritos no son escuchados y las lágrimas no son saladas; volví a caer, volví a caer, volví a caer, volví a caer, volví a caer, volví a caer...
Simple
Hoja de papel, desprendete de este lugar y huye lejos. Vuela por el mundo a través del aire y deja legado en cada lugar. Dile a las flores que el poder de tus letras el polvo les quitará, arranca un pétalo y llévalo contigo de travesía. Con valentía atraviesa ese mar que promete deshacerte y desafía al fuego que te quiere destruir; pinta con tu pétalo las más bellas ciudades en las que hayas dado a conocer tu vida. No descanses, no te detengas, y cuando tu fiel amigo se marchite espera la primavera y conmemora un funeral.

No temas de dejarme aquí que yo estaré bien y extrañandote te imaginaré creciendo, pues sé que algún día regresarás a mis manos, con el mundo en un recuerdo, un legado en tu pasado. Y con arrugas agonizantes te daré fin, luego de haber sido una simple hoja de papel, la más grande y poderosa que el mundo podrá ver.
Ayer soñé con Damián, fue extraño pero real. Era algo así:

Iba yo caminando por un parque lleno de pasto, flores, y árboles, perfecto, pero aún así con ambiente de angustia, sola, hacia ningún lado y también, enormemente feliz. El día radiante que me había tocado de repente se tornó gris y triste, y las gotas comenzaron a caer con una fuerza y abundancia inesperada. 


Saltaba entre charcos deslumbrando mi alegría y cerraba mis ojos al levantar mi cabeza disfrutando la lluvia, mientras otra gente a lo lejos corría en busca de abrigo y refugio. Curiosa los observé por un buen rato. Cerré los ojos contenta otra vez, pero al abrirlos noté un árbol grande y frondoso que no mecía ni una sola hoja con la brisa y el viento, así que corrí hacia este, pero se alejaba de mí. Mientras más yo corría, más lejos éste se hacía, y entonces sin razón alguna me inqué en el suelo, me tape la cara y rompí a llorar. 

Dejé de sentir la lluvia en mi cabeza, y al levantarme ví al frondoso árbol cubriendome de la lluvia, ahora ambos ubicados a la orilla de un acantilado. El viento era fuerte y helado, aún recuerdo que pude sentirlo. Oí en lo alto cortarse una rama, y fué cuando ví a Damián; estaba por tirarse de ese acantilado. Lo llamé tres veces, y al verme se humedecieron sus ojos al ritmo de los míos, le pregunté que ocurría, por qué haría tal estupidez y me dijo que su vida ya no tenía sentido, que prefería las tinieblas antes de optar por lo que le estaba tocando, le grité que bajara e hizo caso omiso, entonces intenté subir pero resbalé y caí con normal torpeza. Se asustó con esto y bajó inmediatamente a socorrerme; le dije que no había sido nada, que me encontraba bien. Le rogué que no volviera a subir. 

Miré a mi alrededor y nuevamente estaba en el parque asoleado y sin precipicios, sentada bajo un árbol, rodeada de flores, pero con él, con Damián. Nos miramos fijamente por al menos una hora, y derepente solo me abrazó. Le dije que mi vida estaba siendo difícil y que ambos lo superaríamos, pero debíamos seguir nuestros caminos por separado.

Me preguntó: ¿Un último beso?. Sonreí. Lentamente acerqué mis labios con los suyos y nos besamos como nunca; lenta, fugaz y poderosamente. Fué largo, pero aún así el más corto. Más que eso no habría sido necesario. Se levantó de mirada fría y caminó sin rumbo. Lo observé hasta que desapareció en el horizonte. Suspiré y me acosté en unas flores, y en ese momento desperté. Una lágrima recorrió mi cara.


Estaba sola en casa y oí a alguien tocar la puerta, pero al acudir al lugar ya no había nadie, solo una carta en el suelo con un pequeño corazón rojo. La abrí y solo decía: "Gracias por salvarme la vida, hasta siempre".



Dedicado al futuro :)
Me
.

Buscar

Translate

Se ha producido un error en este gadget.

Visitas